Buscar este blog

miércoles, 22 de marzo de 2017

"Continuidad de los parques" JULIO CORTÁZAR

 Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer. Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

miércoles, 22 de febrero de 2017

PROBLEMAS DE LA SEGMENTACIÓN VERBAL

EL ANÁLISIS VERBAL

DOCUMENTO EXTRAÍDO DE LA NUEVA GRAMÁTICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA (TOMO I), Madrid, Espasa Libros, 2009.


Dadas las dudas y los problemas planteados en clase ante el análisis morfológico del verbo, a continuación vamos a explicar lo que sobre este tema aparece en la Gramática de la RAE.

1.- Del verbo podemos separar dos partes:
a) la RAÍZ (también llamada RADICAL o  BASE
LÉXICA)
b) DESINENCIA : conjunto de segmentos flexivos que
el verbo manifiesta. Estos son : la vocal temática (VT), tiempo y modo (TM) y persona y número (PN).

2.- LA VOCAL TEMÁTICA.
Determina las tres conjugaciones y sus formas son -a-, -e-, o -i-. Puede segmentarse dos dos maneras:

am (R)-á (VT)-ba (TM)-mos (PN)

[am-á] (TEMA)- ba (TM)- mos (PN)


La Gramática señala. "si se desea homogenizar los paradigmas, ha de suponerse que los segmentos VT,TM y PN no siempre tienen realización fonológica, o bien que han de estar representados por morfemas vacíos o nulos. Este problema ha dado lugar a diversas segmentaciones que difieren de forma considerable, lo que convierte la identificación de estas unidades en una cuestión muy polémica" (p. 183).

3.- Los temas se forman con la raíz y la vocal temática correspondiente, dando lugar a los temas de PRESENTE,FUTURO Y PASADO. Esto explica algunas formas de gerundios como "sintiendo", "durmiendo", que se forman a partir del tema de pretérito.

4.- PROBLEMAS DE SEGMENTACIÓN

Hay formas verbales que no poseen en su desinencia cada uno de los formantes de manera individualizada. Parte de las polémicas actuales en morfología derivan de este aspecto.

-Análisis posibles cuando se obtiene una sola vocal una vez aislada la RAÍZ.
A) Podemos suponer que es un AMALGAMA de las tres informaciones (VT; TM;PN).   Ejemplo: cant (raíz)- o (VT,TM,PN)
B) Otro análisis considera que la vocal -o- representa dos informaciones: TM y PN, excluyendo la vocal  temática. Cant(raíz)- o (TM,PN).
C) Otra alternativa es la que marca la VT con un ø (se le considera morfema carente de valor fonético).
D) Otra, para finalizar, lo haría así: cant (Raíz)-ø (VT),-o (TM),-ø (PN).

-Las formas del imperfecto de indicativo de la primera conjugación  también son susceptibles de diferentes segmentaciones:

La segmentación que aparece en vuestro libro de texto es:

cant-(R)-á (VT)-ba(TM)-mos(PN)

Sin embargo, hay otras propuestas que consisten en separar la información de Tiempo y Modo:

cant-(R)-ø (VT)-áb(T)-a(M)-mos(PN)

4.1. Hay un problema en la segmentación clásica de las formas de presente, ya que no reflejan de forma natural la oposición de modos.Las segmentaciones habituales de cantamos y cantemos no indican que el cambio de vocal se deba al cambio de modo:

cant(raíz)-a (VT)-mos(PN)

cant(raíz)-ø (VT)-e (TM)- mos (PN).

Si se quiere que el modo quede reflejado en ambos casos, debemos señalar en el indicativo la -a- como TM, pero ello obligará en otros tiempos del indicativo como el imperfecto, a disociar el morfema de tiempo y el de modo: cant- ø (VT)-áb-(T)-a (M)-mos (PN).


martes, 20 de diciembre de 2016

STEVENSON: UNA MIRADA A LOS PROBLEMAS DE LA PERSONALIDAD

Resultado de imagen de el extraño caso del dr. jekyll y mr. hyde biblioteca teideEste es el libro de lectura para 2ºESO del 2º trimestre.
Os copio a continuación un enlace para que leáis una introducción sobre este autor:

https://www.papelenblanco.com/tag/robert-louis-stevenson